A quemar las riendas

– Es igual que todos los demás. Intenta arrancar un trozo de él. Lo devoran a pedazos; todos son unos caníbales.

– ¿Qué? -le dio Plikt furiosa-. ¿Querías comértelo tú sola? Bueno, es demasiado para ti. ¿Qué es peor, los caníbales que picotean aquí y allá o una caníbal que se guarda al hombre entero para sí cuando es más de lo que nunca podrá digerir?

– Hijos de la mente, Orson Scott Card.

¿Cuánto tiempo he pasado pensando que la posesión era sinónimo de amor? Intento recordar algún momento en que el amor no haya estado rodeado de esas ganas de que el otro me “pertenezca” y no puedo hallarlo. Familia, amigos, novios… Sobre todo estos últimos. Siempre intentando poner una banderita sobre la persona deseada para marcar territorio.

Sé que no soy sólo yo. Sé que en nuestra sociedad es lo que se desea e incluso llega a exigirse. Se burlan si no quieres participar del juego. Hemos sido criados bajo la creencia de que las otras personas sólo pueden amar a un número limitado de otros, bajo la creencia de que en el corazón de una persona no hay cabida para más de unos cuantos. Incluso nos cuesta diferenciar entre un amor y otro. Nos enfurecemos frente a los amigos de nuestra pareja, porque quizás prefiera estar con ellos. Nos enfurecemos frente a la devoción maternal o paternal, porque una criatura ha venido a usurpar nuestro lugar. Odiamos a los ex de nuestra actual pareja, porque tal vez lo conocen mejor o porque les aportó algo que nosotros no podemos aportar.

Todas estas ideas han estado en mi cabeza, algunas por más tiempo que otras y me pregunto, ¿por qué el amor tiene que estar rodeado de emociones tan negativas, dañinas e hirientes? Si tan sólo fuesen perjudiciales para nosotros… Pero no es así. Son perjudiciales para el ser amado. Lo transforman, lo convierten. Aquello que amamos se deforma hasta ser irreconocible, porque no supimos valorarlo como era. Porque deseamos más de lo que el ser amado nos ofrecía y exigimos y exigimos hasta desgastarlo por completo.

Espero ponerle punto final a esa actitud. Si hay algo que me ha enseñado el anarquismo es el valor de la libertad. Tal vez no podemos tener la libertad que queremos, pero sí podemos aportar a que la vida de otros sea más libre. Soltar las riendas. Mejor dicho, quemar las riendas. Hacerlas desaparecer y amar a la persona que deseamos por como es, no por como queremos que sea ni por lo que queremos que represente para nosotros. No exigir más allá de lo que nos ofrecen.

– No sabía lo que hacía. Cuando no comprendes las consecuencias de tus propios actos, ¿cómo puedes ser culpable de ellos?

[…]

– No recibes la culpa, pero sí la responsabilidad -respondió-. Para sanar las heridas que causaste.

Hijos de la mente, Orson Scott Card.

Anuncios